El tipo que vino a la función

Para quienes hemos tenido la dicha de crecer sin ningún tipo de censura, de las atroces, Teatrola obra de teatro El tipo que vino a la función de Raquel Diana, que se presentó esta semana en la Sala Verdi de Montevideo, actúa como un llamador, algo así como un recordatorio. Una especie de luz parpadeante en la que resalta la palabra ojo, que casualmente no tiene párpados.

Porque si prestas atención a la palabra ojo, te descubrirás observada. Tú la miras a ella pero ella a ti también. Están camuflados. Sin embargo, si te fijas bien, descubrirás los dos ojos. Sin pestañas ni cejas que los enmarquen, están los dos círculos huecos, sin pupilas y ni una gota de color. Y entre ellos, una nariz sobre la que han puesto un punto para hacerla pasar por la letra jota. Fíjate bien, están ahí para advertirte que hay más. De eso se trata, de camuflar lo que son, de pasar inadvertidos pero llevando a cabo su cometido. El tipo que vino a la función tiene algo que ver con esto.

La figura del censor oficial de la Inteligencia Militar en el ámbito cultural durante los años que se extendió el proceso cívico militar en Uruguay, cobra protagonismo en el escenario. La luz recae sobre él, un hombre ya envejecido y solitario que te recuerda con ironía la necesidad de silenciar voces. Con él, personajes que deciden establecer un vínculo con ese pasado para que sus actos no caigan en el olvido; para recordar el ingenio de los artistas para camuflar su oposición al régimen impuesto; pero sin sacar los pies del hoy, del mañana. La mejor manera de afianzar que aquello ya pasó sin condenarlo a la desmemoria.

La obra te involucra. Los personajes en el escenario te hablan, tú desde la butaca, participas. La ficción y la realidad interactúan. Y en medio, esos ojos  sin pestañas ni cejas que no parpadean, que son solo dos oes y una jota. 

El tipo que vino a la función, dirigida por  Marcelino Duffau, obtuvo el Premio Juan Carlos Onetti 2014 así como el Primer Premio Teatro Édito anual de literatura del Mec 2017. Una obra de teatro que participa en el 8° Festival Montevideo de las Artes del 2020.

 

Cuéntame qué te ha parecido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.